Direct access to content

CISIG


Teléfono: 93 419 86 76

Pide Cita


Conoce las hormonas bioidénticas

Hasta el 2002 no dar hormonas casi se consideraba negligencia médica, había que dar estrógenos a la mujer, independientemente de la edad, para evitar que se convirtiera en un ser invertebrado como consecuencia de la osteoporosis, para evitar que se convirtiera en una demente senil… y además para prevenir enfermedades cardiovasculares y otras patologías. Sin embargo, se descubre que esto no es así.

Antes se daban estrógenos de origen equino junto con medroxiprogesterona – los estrógenos provocaban engrosamiento del útero y la medroxi lo disminuía, pero se vio que lo único que se conseguía era un aumento de la incidencia de cáncer de mama y de útero, además de que la medroxi engorda y deprime, por lo que se dejaron de usar las hormonas.

Las hormonas bioidénticas no sufren el paso hepático, no pasan por el citocromo P-450, no se administran vía oral, son muy poco biodisponibles, son menos activas biológicamente, y son más seguras y menos activas (no sufren el proceso de óxido-reducción).

De hecho las hormonas bioidénticas son de fuente natural pero sintetizadas en el laboratorio (por ejemplo las isoflavonas de la Dioscórea Vellosa). Las hormonas bioidénticas son hormonas químicamente idénticas a las que produce nuestro cuerpo. Su diferencia con las hormonas sintéticas, es que no son elaboradas en un laboratorio de forma artificial sino que son extraídas de fuentes naturales. Por eso se consideran “naturales”.

Una de las causas biológicas más importantes asociadas con el envejecimiento es la pérdida de neuronas a partir de los 30 años. Esto tiene lugar de manera progresiva al igual que ocurre con las hormonas. Aunque se administren hormonas no se va ser más inteligente, ya que no existe la compra de inteligencia. Pero vamos a mejorar la función cognitiva, la memoria y capacidad de concentración y vamos a prevenir la demencia senil.

Entre las fases relacionadas con el envejecimiento, está la relacionada con las hormonas en la mujer o menopausia, la del hombre o andropausia (realmente lo que hay es una disminución de la líbido y por tanto se debería llamar virilopausia), además de la relacionada con la hormona de crecimiento (somatopausia) etc.

Conviene recordar que el tratamiento hormonal siempre irá encaminado a conseguir que los niveles sean los que le corresponden a su edad para que, entre otras cosas, se sea sexualmente activo.

No debemos dar hormonas para llegar a los niveles de una edad más temprana, porque la capacidad regeneradora y de funcionamiento de las células no acompaña. Los errores bioquímicos que se producen son importantes. La naturaleza nos da los niveles altos de hormonas en la fase de crecimiento, de desarrollo etc. y posteriormente hay que dar las hormonas que necesita el paciente en función de sus necesidades clínicas.

Muchos autores dijeron en su día que las hormonas bioidénticas eran lo más seguro que existía, pero la realidad es que no existe hormona segura, la seguridad depende de la dosis y la protección, y esta dependerá de la clínica del paciente. No existe un valor de referencia creado por el médico, y la dosis debe adaptarse según los datos que aporta el laboratorio y la sintomatología, por lo que no todo el mundo precisa hormonas.

En CISIG ayudamos a mantener los niveles hormonales de manera más natural y fisiológica siempre que sea necesario, utilizando la terapia hormonal bioidéntica, con menos efectos secundarios y más segura.

DOCTORA INMA GONZÁLEZ

Más de 25 años de experiencia en medicina estética, antiaging e integrativa. Coordinadora del Máster de Medicina Estética y Bienestar del COMB – UB.

  • Licenciada en Medicina y Cirugía – UB
  • Máster en Medicina Estética – UIB
  • Máster en Terapia Neural – UB
  • Máster en Medicina Biorreguladora UV

  • La Vanguardia
  • La 2
  • El Periódico
  • Onda Cero
  • La Razón
  • Radio 4 RNE
  • Nova